Así es la ‘molécula de Dios’, la droga alucinógena de moda en España

El consumo de DMT, una sustancia que tradicionalmente se podía encontrar en la ayahuasca, se expande por algunas zonas de Barcelona y localidades costeras como Tarifa o Ibiza.

 

Su origen data de hace cientos de años, pero lo cierto es que en los últimos tiempos su consumo parece haberse popularizado en España. Al menos, eso es lo que apuntan algunos medios nacionales, que en los últimos días han alertado sobre la proliferación del consumo de la ayahuasca -un brebaje alucinógeno utilizado por los chamanes del Amazonas que contiene DMT (la ‘molécula de Dios’)- en localidades costeras como Tarifa o Ibiza, dónde se celebran ceremonias para tomarla, pero también en capitales como Madrid y Barcelona.

En realidad, el asunto no es nada nuevo. De hecho, la isla ya acogió en 2014 la Conferencia Internacional sobre la Ayahuasca, en la que científicos, farmacólogos, psiquiatras y antropólogos debatieron sobre el uso de esta droga. En Google, basta con poner las palabras clave para encontrar algunas páginas que ofrecen «viajes chamánicos» o «retiros de la ayahuasca» en distintas ciudades de nuestro país. Una experiencia vinculada a distintas corrientes espirituales y de meditación que, en algunos casos, puede resultar realmente peligrosa.

¿Qué es realmente la ayahuasca?

La ayahuasca o yagé en realidad es la bebida resultado de la combinación de dos plantas, la propia ayahuasca (Banisteriopsis capi) y arbustos como la chacruna (Psychotria viridis). Ésta y otras plantas contienen DMT (dimetiltriptamina), una sustancia que provoca importantes alteraciones en la conciencia y potentes alucinaciones en los sujetos que la toman. De hecho, tomar estas hojas por separado no provoca ningún efecto en nuestro organismo, y sólo a través de la mezcla de ambas plantas se consiguen

El DMT también está presente en la piel de algunos sapos como el bufo alvarius, cuyas glándulas segregan esta sustancia que también se puede fumar y que, unido a las alucinaciones, genera en aquellos que la inhalan un gran estado de ansiedad y euforia.

¿Qué peligros entraña el consumo de DMT?

Los efectos que provoca la dimetiltriptamina son únicos y no se pueden equiparar a los de ningún otro psicotrópico. Sin embargo su intensidad depende en gran medida de la manera en que se consume. Por ejemplo, si el DMT se inhala o inyecta, los efectos son inmediatos y mucho más potentes que cuando se bebe a través de la ayahuasca, cuyas sensaciones no se notan hasta pasada media hora pero se prolongan mucho más en el tiempo. Los expertos advierten que sus efectos no son fáciles de controlar en el primer caso debido a su enorme intensidad.

Así, el DMT puede provocar náuseas, vómitos y temblores entre aquellos que lo consumen. Sin embargo, estos son problemas menores. Porque el DMT puede llegar a producir descompensaciones psicóticas y a desencadenar importantes cuadros de esquizofrenia, así como disfunciones en el córtex cerebral.

¿Qué efectos provoca esta droga?

Las personas que toman ayahuasca no sólo sufren alucinaciones, sino que aseguran descubrir «nuevas dimensiones», llegando a experimentar extrañas«revelaciones espirituales y extraterrestres» en las que se entremezclan todo tipo de visiones surrealistas y alteradas de la realidad.

El efecto de la ayahuasca es mucho más intenso que el de otras drogas psicodélicas. Sin embargo, los sujetos tienen un mayor estado de conciencia de lo que está ocurriendo que tras el consumo de ácido y otros alucinógenos. Esta sustancia induce a un estado mental psicodélico que altera por completo la percepción.

¿Beneficios terapéuticos?

Numerosos estudios, como los que ha llevado a cabo Jordi Riba, responsable del grupo de Neuropsicofarmacología del Instituto de Investigación del Hospital Sant Pau de Barcelona, han concluido que la ayahuasca puede ayudar para el tratamiento de la depresión, en concreto para aquellos pacientes que no responden a tratamientos convencionales.

Pero no sólo eso, algunos trabajos científicos también apuntan que esta sustancia puede ser una gran herramienta a la hora de tratar a sujetos adictos al alcohol, a la heroína o la cocaína debido a que es una sustancia que no crea dependencia, tal y como el propio investigador reconocía hace un año en declaraciones a Vice.

Miley Cyrus, entre sus consumidoras

La estrella norteamericana del pop Miley Cyrus es una de los personajes famosos que han experimentado en su propio cuerpo los efectos de la ayahuasca. De hecho, el disco que grabó con Flaming Lips, Miley Cyrus & Her Dead Petz fue engendrado tras un viaje de ayahuasca, tal y como ella misma reconoció en una entrevista a The New York Times. «Creo que la ayahuasca es curativa. Sólo la he probado una vez, pero quiero repetir. Me encantó lo que hizo por mí. Todos pensamos que somos buenas personas, pero yo quería saberlo de corazón, en lo más profundo de mi alma. Necesitaba averiguar si soy realmente el tipo de persona que creo ser. Cuando estaba en pleno viaje, en lo único en lo que podía concentrarme era en los animales. Vomité diferentes especies: una delfín, una foca, una jirafa… muy loco«.

 

 

Fuente Diario El Español